jueves, 3 de abril de 2014

Ser madre no es una opción

Si hubiese una sola persona a la que no le afectase nada de la sociedad que le rodea significaría que la inteligencia artificial ha llegado lejos. Mientras tanto, creo que este tipo de persona no existe aunque algunas usen máscaras o escudos.

Nuestra sociedad, la cultura en la que nos criamos, y en la que no, ya que hay creencias totalmente globalizadas nos va determinando poco a poco, nos demos cuenta o no. Y siento que es casi imposible poder saber qué ideas, qué sentimientos son realmente propios o inculcados, por no decir impuestos.

Ser madre sigue siendo la esencia de una mujer, y así nos lo han dicho a lo largo de nuestras vidas de una u otra manera, ocasionando que deje de convertirse en una opción. Hay que ser madre. Muchas de las mujeres que lean esta entrada pueden estar pensando ahora mismo "pues yo no he sido madre", pero ¿qué ha ocurrido? ¿realmente esta decisión que has tomando en la vida ha sido como cualquier otra? Me atrevo a afirmar que NO.

Una mujer puede tomar muchas decisiones en la vida y hasta cambiar sus propias decisiones pero no hay ninguna en la que se transmitan tantas emociones diferentes: si decides vivir de alquiler, salvo la familia o alguien muy entrometido-a nadie te pregunta el por qué de tu decisión; si no tienes perro nadie te pregunta el porqué no lo tienes, si trabajas nadie pregunta el por qué, si tienes un hijo-a nadie pregunta por qué has querido tenerlo; pero he aquí la "decisión": si decides no tener un hijo-a cualquiera se cree en el derecho a preguntarte por qué no lo tienes y hasta de contestar él-ella mismo-a a la pregunta.

  • Veamos diferentes ejemplos que muchas hemos vivido en alguna ocasión:

- Cuando conoces a alguien y tienes cierta edad después del cómo te llamas y a qué te dedicas viene "¿cuántos hijos-as tienes? (¿Cuántos? eso significa que como mínimo deberías tener uno-a):

Pues la verdad es que no tengo ninguno

Decir esta frase... agota mentalmente. El rostro de la persona que la escucha cambia: en ocasiones muestra asombro, en muchas ocasiones pena, en otras miedo, sí miedo (yo he llegado a escuchar "esa no tiene niños-as... y parecía buena persona" por lo que si eres mujer y no tienes niños-as, ¡cuidado! porque eso puede reflejar que algo escondes). Pero todo no acaba en la expresión de la cara, no, ahí es donde empieza: "¡¡Qué no tienes!! ¿Por qué?"

Y entonces aquí pueden surgir muchísimas y variadas opciones. Para empezar, una contesta aunque sin ganas, por educación, pero claro, la persona que te pregunta por tu vida ¿la ha tenido contigo?

Según tu respuesta te vas a seguir encontrando en un callejón sin salida, contestes lo que contestes, porque el haber afirmado que no tienes hijos-as (siendo mujer) es lo peor que podrías haber hecho.

a) Te haces la dudosa (más que nada porque no te apetece explicar nada): "pues no, no sé, no los tengo". Pero ¿no quieres tener una familia? Y aquí es cuando una mujer se entera de que no tiene familia, que su madre, su padre, hermanos-as han desaparecido, pero hay más, aunque tengas pareja ésta no es familia ni aunque esté casada contigo (para los-as más tradicionales). Así que extrañada dices: "¿familia? familia sí tengo: mi pareja, mi madre...). "Me refiero a tener una familia propia" (y yo que pensaba que mi madre era mi madre y no la del vecino)... Lo siento, pero esta vía no tiene final satisfactorio y educado para ninguna de las personas participantes.

b) "No me gustan los niños-as" Sin duda, esta es la peor contestación de todas las que puedas elegir, y si encima la quieres rematar con bromitas "a mi los niños-as no me gustan ni de lejos" "sólo ajenos y para un rato". Las personas que lo escuchan cambian la imagen que se habían creado de ti. Que te quede claro: No eres buena. Lo que le sigue es que intentan convencerte y terminas cansada.

c) "Pues cuando los tengas los-as querrás más que a nada" ¿Pero de verdad la afirmación "No tengo hijos-as"  implica que si los tuviese no los iba a querer?

d) "le voy a pedir a Dios que te mande uno-a". Ummmm.... Gracias.

e) "De momento no". ¿De momento? ¿pero has visto la edad que tienes? ¿y a qué esperas? Se te pasa el arroz, pues ya no te queda mucho para pensar. No solo estás hablando de algo de lo que no te apetecía hablar sino que la edad ha empezado a crecer; si te veías joven, lo siento pero no.

Y es que no ser madre tiene edad pero serlo no. En muchas sociedades se castiga más socialmente a las mujeres que no tienen hijos-as (con todo este tipo de presiones o estereotipos) o que a cierta edad todavía no han decidido tenerlo que a aquellas mujeres que tienen hijos-as a muy temprana edad. Gastamos más energías en obligar a las mujeres a ser madres que en exigir políticas públicas para evitar los embarazos en adolescentes.

- Otra de las situaciones ocurre con gente muy cercana a ti:

a) ¿y para cuándo? Es decir que eso viene, pero quiero saber el cuándo y espero que el cuándo sea pronto. Madres-padres que preguntan por su potencial nieto-a, hermanas-os que preguntan por su potencial sobrino-a, o cuándo le darás un primito-a a su hijo-a... Una vez no molesta, continuamente ¡¡SÍ!!.

b) "mira esta ropita te la guardo para el tuyo" Consejo: responde gracias y no te metas en más líos.

c) "esta casa es muy chica, y dónde pondréis la habitación del niño-a". Sigues aprendiendo cosas de ti que no sabías: eres pobre, estabas feliz con la casa en la que has decidido vivir (de alquiler o no) pero resulta que tu casa es chica, y para rematar eres una egoísta, tu que como mujer vas a tener un-a hijo-a no has pensado ya en la habitación dónde dormirá... ¡pero qué clase de mujer eres!

d) "pero que pareja más bonita hacéis, vuestros hijos-as van a ser preciosos-as". ... Gracias.

e)"¿un animal (perro, gato...) en casa? ¿y qué vas a hacer cuándo tengas niños-as?"


- Cuando te sobran kilos:

Cuando pasas de cierta edad y te sobran kilos y específicamente kilos en la barriga, tu gordura se convierte en continuas felicitaciones enérgicas por tu embarazo. Por lo que terminas pensando que si estuvieras embarazada te sentirías más delgada aunque tu barriga fuese más grande.

Y cuando, por cualquier motivo (que a nadie le importa) decides quedarte embarazada (a cierta edad y después de haber vivido todas estas situaciones), siguen sin dejarte tranquila: "Lo ves, te lo decíamos, que lo tendrías, que tarde o temprano toda mujer quiere, eso es natural" "ves qué feliz estás, y a qué lo quieres más que  nada" "y ¿para cuando el segundo?" "un-a hijo-a único no es feliz" "no va a tener con quien jugar" "¿no quieres tener la parejita?"... pero por favor... ya basta.


Y hay muchos más ejemplos que ocurren en el día a día, ya que aquí ni he nombrado los roles y vida de mujeres en los medios de comunicación, series televisivas o películas. Todos los juguetes que nos regalan de pequeña están relacionados con la crianza del bebe y la casa. La Iglesia y su pensamiento sobre la planificación, etc.

Por lo que a lo largo de la vida cualquier mujer asume que ser madre era lo normal. ¿Es una opción? ¿Hablamos de una decisión tomada de forma libre, sin ninguna influencia externa?. Pues cualquiera puede contestar, y sobre todo las personas afínes a la corriente determinista, que no hay ninguna decisión que no dependa de factores externos. Pero lo que si es verdad es que ninguna decisión exige tantas explicaciones por parte de la persona que la toma como la de ser madre o no.

domingo, 21 de julio de 2013

Formas de violencias

Para ser coherente con mi anterior entrada dejaré claro desde el principio de qué voy a escribir: la violencia que realiza un hombre sobre una mujer con la que ha tenido o tiene una relación, es decir, la violencia masculina en las relaciones heterosexuales.

La violencia masculina en las relaciones heterosexuales ha existido siempre pero sólo desde hace ya algunos años se habla abiertamente de ella, en unos países más que en otros.

"Lo que ocurre en la pareja pertenece a su intimidad", esta creencia es la mejor forma de evitar responsabilidad tanto familiar como social o estatal, y es que es mejor darle la espalda a los problemas y más aún si éstos son ajenos.

Cuando ya comenzó a hacerse visible el sufrimiento que viven muchas mujeres provocado por sus parejas se habló de violencia física y es que ésta se ve, se (de)muestra. La violencia machista de la sociedad en la que vivimos ha puesto encima de la víctima la palabra DUDA, la víctima debe tener daños físicos para que empecemos a pensar que lo mismo sí que tiene algún problema. Y todavía, a día de hoy, muchas mujeres que quieren denunciar se encuentran con esto, con la exigencia de tener heridas físicas.

La violencia sexual ha costado mucho que sea reconocida aunque no por muchos hombres, ¿cómo un hombre va a violar o abusar sexualmente de su pareja si la mujer debe complacerle siempre que él quiera?

Y la violencia psicológica tiene el problema que no se observa materialmente y parece que cuando se trata de violencia contra la mujer, el criterio de un/a profesional de la psicología o la criminología no se tiene en cuenta.

Aparte de las ya nombradas violencias física, psicológica y sexual, quisiera mencionar otras formas de violencias que se dan dentro de la pareja:

- violencia económica: subordinar a la mujer a través de la dependencia económica. Ejemplos: tener el control del dinero y darle a la mujer lo justo para comprar y pedirle que justifique y demuestre sus gatos; tirarle el dinero que necesita al suelo; no dejarle trabajar... en definitiva son acciones encaminadas a demostrarle a la mujer quién manda a través del uso del dinero.

- violencia patrimonial: eliminar o no generar patrimonio a nombre de la mujer. Ejemplo: destruir enseres de valor que le pertenezcan; poner todo a nombre de él (casa, coche...); generar deudas a nombre de ella...

- violencia marental: toda acción que deteriore o elimine la relación de la mujer que es madre con sus hijos/as. Ejemplo: hablarles mal de la madre o humillarla delante de ellos/as para que no traten a su madre desde el respeto y la igualdad; quitarle autoridad a la madre delante de ellos/as... o incluso llegar a asesinarlos para poner fin a la relación marental.

- violencia ambiental: generar en la mujer la sensación de vivir en un ambiente hostil  para aterrarla.  Ejemplo: conducir de forma temeraria; dar golpes en la mesa, las paredes; alzar en exceso la voz; hablar mientras se juega con un cuchillo, palo o cualquier cosa que pueda servir de arma...

Con estas 4 ya estaríamos hablando de 7 formas de violencia que el hombre ejerce  sobre la mujer en la pareja, 7 formas que van destruyéndola poco a poco, generando ansiedad, subestima, depresión y aislamiento social, y sin embargo sigue dándosele mayor importancia a la violencia física aunque ésta suele curarse antes.

viernes, 12 de julio de 2013

A propósito de las violencias que sufrimos las mujeres

Los términos violencia contra la mujer y violencia de género son ya muy conocidos y utilizados por muchas personas en diferentes partes del mundo. Por regla general suelen usarse como sinónimos; y sea cual sea el que se use, en la mayoría de los casos no se define; se da por hecho que ya todos y todas saben de que se está hablando.

Esto ha dado lugar a muchas equivocaciones, muchas investigaciones que cruzan datos que no reflejan lo mismo e inclusos debates frívolos que centran el problema en el término y no en la victimización.

Nunca he estado conforme en usar "violencia de género" para referirnos a la violencia que se ejerce sobre la mujer, la invisibiliza, se vuelve confuso y facilita que quienes quieren hacer creer que a la violencia que sufre la mujer no hay que darle un trato específico tengan de que valerse: "el hombre también tiene género" por lo que "si la mujer agrede al hombre también es violencia de género"... y por ahí sigue la conversación aunque ésta haya surgido al escuchar o leer un nuevo caso de "violencia de género"; no importa que haya una nueva mujer asesinada, sino que si fuese hombre debería ser el mismo titular.

En este mismo sentido, también tenemos el debate sobre la violencia que sufren las personas transgénero o la violencia entre personas del mismo sexo. Y es que realmente lo que este término da a entender es que se trata de una violencia que se ejerce sobre una persona a consecuencia de su género sea este cual sea y provenga de quien provenga.

Por otro lado, tenemos la expresión "violencia contra la mujer" que también resulta confusa y así se refleja en la cantidad de libros e investigaciones que la llevan en su título, pero abarcan realidades distintas:

- la más común es la que se refiere a todo tipo de violencia que un hombre ejerce sobre la mujer.
- también se usa para aquella violencia de un hombre sobre una mujer cuando este es o ha sido su pareja.
- y por último para aquella violencia que se ejerce sobre la mujer por su condición de mujer ya provenga de un hombre, de una mujer, de un grupo, una Institución o el Estado.

En España, como en otros países, suele pasar que ya se use un término u otro y aunque se dé la primera definición, después la forma de explicar cómo ocurre la victimización hace referencia exclusivamente a la violencia sobre la mujer a manos de su pareja o expareja heterosexual. Por ejemplo, siempre que se escribe o habla sobre la violencia contra la mujer y aunque ésta sea tratada de forma amplia se explica el ciclo de la violencia; esto no tiene sentido salvo que aclaremos que este ciclo sólo se da en la pareja e incluso podría también ser por su expareja, pero no en la violencia contra la mujer de forma general: una violación puntual por parte de un desconocido es una forma de violencia contra la mujer y esta victimización no cumple las características propias de la violencia en la pareja, todo el proceso que sufre una mujer de subordinación continua por su pareja hasta lograr que pueda llevar años siendo víctima sin darse cuenta.

Y mencionaré otra expresión que también se ha usado en algunas esferas "violencia machista", que aunque me parece acertada también me genera dudas, ¿no es acaso la presión de una madre sobre una hija para que no deje a su marido maltratador una forma de violencia machista? Hay muchas mujeres machistas, al fin y al cabo es la cultura que vivimos y victimizan a otras mujeres con sus creencias.

Por todo esto creo muy necesario no confundir términos, no combinar investigaciones o datos sin cerciorarse de que traten lo mismo. Cada país está contando como feminicidios cosas distintas y esto impide que podamos comparar las tasas de violencia contra la mujer entre diversos países, al referirse a magnitudes distintas. Y  por supuesto no deberíamos usar términos ambiguos que distraen la atención  del verdadero problema, como ocurre con la expresión "violencia de genero" que aunque es la usada en la ley española, la define en su artículo 1 claramente como la violencia de un hombre hacia una mujer cuando hay o ha habido una relación sentimental, es decir, limitando en exceso su campo de actuación.



jueves, 20 de junio de 2013

Violencia marental

Hace días me solicitaron hacer un análisis (en relación al caso Bretón) sobre por qué hay hombres que deciden hacer daño a sus hijos/as.
Este término, violencia marental, ha sido controvertido ya que no ha sido usado antes, y hasta he conseguido un verdadero fan crítico en twitter, ¡¡qué aunque han pasado días sigue recordándo esta osadia gramatical!!

Creo que la riqueza del conocimiento multidisciplinar radica precisamente en saber combinar los diversos saberes y sobre todo enriquece el pensamiento.

Para autores como Derridá las palabras existentes en ocasiones se quedan cortas para expresar verdaderamente lo que se quiere decir, así que como los seres humanos somos seres creativos, si no existe nos la podemos inventar.

En las ciencias sociales se habla de la Teoría de Sistemas Familiares como uno de los modelos a seguir a la hora de trabajar con familias.  En el sistema familiar podemos encontrar los siguientes subsistemas (en esta ocasión hablamos de familia heterosexual):
- subsistema conyugal: hombre - mujer
- subsistema marental: madre - hijos/as
- subsistema parental: padre - hijos/as
- subsistema filial: hermanos/hermanas

Evito utilizar el termino parental de forma genérica para así no invisibilizar a la madre ni confundir al lector.

Por lo tanto he llamado violencia marental a la violencia ejercida dentro de una situación de violencia de género cuya finalidad es dañar la relación madre - hijos/as como otra forma de maltrato que se puede ejercer sobre la mujer.

La violencia marental se puede dar de diversas formas: desde la infravaloración de la mujer expresada delante de los/as hijos/as para que la relación marental no se dé desde el respeto sino desde la inferioridad de ella (no sirves para nada), pasando por las manipulaciones a los/as hijos en el momento de la separación (es tu madre la que ha roto la familia) y pudiendo terminar en el asesinato de los hijos/as, como ha ocurrido ya en varios casos en España.

En este último supuesto de violencia marental, aunque la acción recae sobre los/as hijos/as, su fin último es hacer sufrir a la madre.

Más vale tarde... o no, ¡quién sabe!

Este blog fue fruto de un curso sobre "Las TICs y la comunicación" que realicé en 2009, terminó el curso y se terminaron también las publicaciones de entradas, al más puro estilo utilitarista.

En varias ocasiones he pensado en retomarlo pero siempre encontraba otra cosa en la que invertir el tiempo. No obstante, desde hace varios días siento el deseo de escribir, mis dedos están ansiosos, mi cabeza se dispara como si tuviera muchas cosas que decir pero la voz... está cansada; la palabra hablada se dispersa en el mismo momento en el que se pronuncia y en ocasiones no da tiempo a la reflexión. Cansada de decir lo mismo en repetidas ocasiones y las cosas nunca cambian.

Desde 2009 no escribo, y ahora en 2013 ¿qué ha cambiado? Todo es siempre lo mismo pero con distinto disfraz; capitalismo, pobres que se hacen pobres, ricos que se hacen ricos y a los pobres más pobres, personas que se mueven felices en sus vidas pero que no las llenan de sentido, violencia, corrupción... ¿de qué servirán las palabras?

Hoy me animo a escribir, sin afán de ser leída por alguien pero sí con la intención de leerme a mí misma y reflexionar. Pienso y olvido lo pensado y más tarde lo vuelvo a pensar como algo nuevo, repitiéndome, sin avanzar...

Así que retomo la Nueva Caverna.

domingo, 31 de mayo de 2009

manda Arisi al 5500!!!

Podemos ver dos modelos usados en la comunicación. Unidireccional y bidireccional. La unidireccional es la que hay un emisor que trasmite mensajes a un receptor. Y la bidireccional donde a veces el emisor es receptor y viceversa.
Tradicionalmente todos los medios de comunicación solían ser unidireccionales: radio, televisión, periódicos… La compañera Montserrat nos comenta “La TV, al ser un medio de comunicación de masas, muy accesible para todos/as es el medio de comunicación unidireccional por excelencia, escogemos el canal que vemos de forma voluntaria, pero no escogemos ninguno de los contenidos que se emiten en ningún canal”. Pero la nueva televisión hace que el público se sienta dentro, como nos reflejan las lecturas acerca de los programas de televisión. Esta forma de crear debates, el parodiar todo, los programas zapping, los tertulianos… generan una sensación de cercanía ante el espectador no critico.
Todos los medios intentan ser ahora bidireccionales, la radio permite la entrada de llamadas, el periódico pública secciones de opinión…
¿Comunicación bidireccional?
Los medios de comunicación han creado la forma perfecta de que la sociedad pueda participar en ellos: mensajes a través del móvil o llamada telefónica. ¿Cuál es la finalidad de esto? Para quien le guste el uso de esta vía lo dejaremos en que es la forma que tiene el espectador-receptor de también ser emisor, de poder participar en su opinión, o acceder a los medios desde sus casas. Si volvemos la cara de esta moneda, nos encontramos, para variar, con el consumismo y el engaño.
Televisiones públicas que nos hacen ser participes, que nos hacen formar parte de su “espectáculo” pero no de forma gratuita, sino pagando. Para participar hay que pagar, para comunicarme bidireccionalmente tengo que pagar, ¿es esto democracia? ¿democracia porque acaso todo el mundo tiene móvil o democracia acaso porque todo el mundo se puede gastar su dinero en opinar en un programa?
Este negocio ha creado toda una gama de finalidades distintas: mensajes que sirven para opinar (“libertad de expresión”), mensajes que sirven para decidir quién gana o pasa un concurso –operación triunfo- (“poder de decisión”), mensajes para ganar algo (“venta de ilusión”), mensajes que generan audiencia porque se discute sobre su contenido… pero si ve que su mensaje no aparece en la pantalla, no se preocupe, visite nuestra página y ahí le contestaremos…
Ha habido muchas críticas y demandas por el uso de este servicio, en la página http://209.85.229.132/search?q=cache:yZ-9mhdr8xMJ:laratoneradejuanjo.blogspot.com/2009/03/ojo-con-mandar-mensajes-de-movil.html+mensajes+de+movil+a+la+television&cd=8&hl=es&ct=clnk&gl=es podemos observar cómo además hay casos de que siguen enviándote publicidad a tu móvil sin parar.
El poder de este negocio y su sobreuso ha hecho que programas que solían echarlos únicamente a altas horas de la mañana –concursos muy fáciles donde se hace un sorteo de 6000 euros al mandar un msg- se estén echando en horarios más visibles.

Tal es el uso que se está dando de esta nueva forma de “EMIREC” que el gobierno se ha visto en la obligación de crear una normativa para regular los servicios de este tipo de msg. “Esta nueva normativa permite al abonado que desde su terminal telefónico se impida el envío de mensajes de coste superior a un SMS ordinario o con contenidos para adultos” se puede leer la normativa en el siguiente vínculo:






Por lo que, mi opinión acerca del tema es que el uso que se hace del canal retorno es un verdadero negocio, y no una comunicación verdadera y directa como se muestra en el gráfico.
Los msg Premium, como toda buena publicidad te hace ver, es de fácil uso montar. Aquí os dejo una página muy interesante para si algunos/as estáis interesados en crearos vuestro propio concurso o debate vía msg: www.descomsms.com/plataforma.php
Las ganancias son interesantes:
Sin duda la forma más adecuada es aquella que te permita expresarte pero sin tener que gastar dinero en ello, de ahí el buen uso que se le pueda dar a internet, aunque no olvidemos que internet no es gratuito, ni que todo el mundo tiene acceso, por lo que habrá que seguir innovando.
Aun así, terminaré diciendo que tenemos libertad, en la medida de nuestras posibilidades, de querer ser participes de todo esto o no.

jueves, 28 de mayo de 2009

La nueva caverna





Todo lo que veo es sólo una representación de la realidad


Este gráfico bien podría ser la nueva versión del “mito de la caverna”, nos hemos acostumbrado a ver las sombras y no vamos en busca de la realidad. Cualquier medio de comunicación siempre nos va a dar su versión sobre los hechos, lo único que está a nuestro alcance es tener una visión crítica y no dejarnos llevar.
Pero precisamente eso es lo que está ocurriendo, que nos dejamos llevar y ya no cuestionamos nada. Y uno de los temas que más me preocupan es la imagen que de la delincuencia se está haciendo.
“Los medios de comunicación de masas contribuyen a configurar la imagen social de la delincuencia, al dedicar por lo general más atención a los delitos más violentos y graves, llegando a ofrecer una sensación de que son habituales y frecuentes”(Serrano Gómez, Alfonso. tendencias de la criminalidad y percepción social de la inseguridad ciudadana en España y la Unión Europea).
Las ideas sobre la delincuencia se forman y se difunden en el conjunto de la sociedad a través de los medios de comunicación. La cantidad de información ofrecida sobre la delincuencia influye sobre la frecuencia de los actos criminales. Esto está creando un sentido cambiante de la delincuencia del país que se está reflejando en el continuo cambio de leyes.
La prensa aporta una gran contribución a la estigmatización de los delincuentes y a la definición del campo de la delincuencia. La percepción del índice de la delincuencia por la opinión pública es bastante independiente de la realidad.
Aún cuando el índice de delincuencia no crece de manera alarmante si va creciendo el exceso de información que cada año se va dando sobre la delincuencia, creando cada vez más en los ciudadanos un sentimiento de miedo y preocupación. Ya no sólo vemos esta situación en los telediarios, sino en las películas, series, documentales…


En la actualidad, se está dando una alarma en nuestra sociedad por la seguridad ciudadana, no solo por lo que conlleva en sí, sino también motivado por la prensa y la televisión. Hoy todo puede convertirse en campaña electoral, por lo que una lucha exagerada contra la delincuencia puede resultar positiva en términos políticos. Todo termina siendo campaña política.
La oposición declara afirmaciones alarmistas sobre la inseguridad acusando al gobierno de tener una política “demasiado blanda” con la delincuencia, cuya respuesta suele ser agravar éstas para contentar a los ciudadanos, cuando en realidad así no se está solucionando nada.
Por lo que me retomo al principio del comentario, y volviendo al “mito de la caverna”, intentemos no dejarnos atrapar por las cadenas mediáticas que nos atrapan.